LLEGA EL VERANO 10% DTO.

¿Cómo elegir un colchón y no morir en el intento?

Tabla de contenidos

Necesitas un colchón y te encuentras perdido. Hay muchos tipos  y diferentes composiciones y dudas sobre cuál te conviene. ¿Sabes cómo elegir un colchón y no morir en el intento?

¿Colchón duro o colchón blando?

A la hora de comprar un colchón, mucha gente te aconsejará desde su experiencia propia. Hay personas que prefieren un colchón firme, otras se decantan por el arrullo de un colchón “blandito”, pero aquí lo importante es: ¿Cuál es el que mejor se adapta a tu modo de dormir?

Entonces, ¿Cuál escoger?

Depende de si tienes necesidades específicas de confort, de cuál es tu género, la edad que tienes, tu peso, la forma de tu cuerpo y otros muchos factores que afectan a tu manera de percibir y a las sensaciones que te produzca el probar un determinado colchón. Lo que para algunas personas resulta un colchón firme, para otras puede no serlo tanto.
Por tanto, la firmeza será la sensación inicial que notas justo cuando te tumbas en un colchón. Debes saber que la firmeza y el apoyo son distinta cosa.
El apoyo hace referencia a cómo el colchón mantiene la línea de tu columna. Puedes tener un colchón blando con mucho apoyo o un colchón firme que ofrece poco apoyo o que produce demasiados puntos de presión.

Unos consejos

Para comprobar la firmeza, evalúa la comodidad del colchón al tumbarte en él, la presión que ejerce sobre tu cuerpo, si te da calor o sensación de frescor, si te “abraza” o se resiste a ello. Después, pruébalo en tu postura favorita, en la que duermes (de lado, boca arriba…) y analiza si tu columna permanece recta o no.
Conviene que no te dejes influir por los consejos de otros sobre un mismo colchón. Piensa que un colchón que te aseguren que tiene la firmeza que buscas puede ofrecer buen apoyo, pero crear puntos de presión que pueden provocarte muchos de los problemas que buscabas evitar con la compra de un nuevo colchón.
Hay algunos que te producen una sensación de rebote al tumbarte. Estos se suelen considerar firmes o muy firmes.
Otros, se ajustan al contorno de tu cuerpo y te abrazan de inmediato. Se suele decir que estos son colchones blandos o suaves.
Además, hay colchones que proporcionan una mezcla de ambas sensaciones. Se diría que tienen una firmeza media.
En la información que suele acompañar cada colchón, suele haber una escala de firmeza, basada en las percepciones y opiniones de fabricantes clientes. Suele indicar lo que se considera el nivel de firmeza adecuada para un colchón en base a una persona de peso y estatura media. Esto puede ayudarte a decidirte por un modelo u otro.

La escalera de firmeza

Existen colchones de confort universal, que cubren las necesidades de la mayoría de personas. Suelen encontrarse entre un 5-7 sobre 10 en la escala de firmeza (donde 10 es lo más firme). La mayor parte de la población prefiere un nivel de firmeza media de entre 6 -7. Pero el confort universal es algo más. Suelen ser cómodos desde todos los ángulos. Suelen tener diversas capas de espumas que se adaptan al peso y a los diferentes tipos de cuerpos para proporcionar un nivel consistente de confort, abrazo y firmeza.

Un colchón sólo para ti

Puede que no busques un colchón estándar, sino que necesites un colchón de características más específicas y que se adapte al máximo a tus necesidades. Es importante tener diferentes opciones para cualquier persona con necesidades específicas.
¿Cuál es el que mejor se adapta a ti?
Blando – Entre el 3-5 sobre 10 en la escala de firmeza. Estos colchones tienen entre 4 y 7 centímetros de abrazo y hundimiento.
Medio – 6-7 sobre 10. El punto intermedio de hundimiento y abrazo (alrededor de 2-3 centímetros). Suelen llamarse colchones de confort universal.
Firme – 7.5-9 sobre 10. Mínimo abrazo y hundimiento (sobre 1 centímetro).
Muchos fabricantes parten de la misma base y consiguen los diferentes niveles de firmeza jugando con los diferentes materiales disponibles.

¿Cómo duermes tú?

Ya duermas boca abajo, boca arriba o de lado, tengas sobre peso o te falten kilos, hay un colchón para ti.
Al dormir de lado, puedes crear muchos puntos de presión en el colchón. Necesitarás un colchón medio o blando que se adapte al contorno de tu cuerpo.
Dormir boca abajo puede causar dolor en la zona lumbar. Las personas que duermen boca abajo suelen necesitar colchones tirando a firmes, para mantener la columna en línea al estar tumbados.
Si prefieres dormir boca arriba, puedes tener problemas de espalda o cuello por dormir en colchones y almohadas de baja calidad. Son preferibles los colchones ligeramente blandos, medios o ligeramente firmes, pero, que alivien los puntos de presión y proporciones un gran apoyo.

¿Cuál es tu peso?

Según la zona del cuerpo donde acumulemos más peso, se hundirá más esa zona del colchón al acostarnos. Si la zona de la cadera o de la cabeza se hunde demasiado en un colchón blando, podrías tener molestias y dolor en la columna o el cuello por la desviación que se puede producir. Busca colchones que te ofrezcan un apoyo equilibrado.
Si eres una persona delgada, tenderás a notar más las capas y menos el núcleo del colchón o base de espuma u otros materiales utilizados para aliviar la presión aplicada al colchón desde su superficie. Necesariamente no significa que necesites un colchón blando.
Si pesas menos de 50 kilos, puede que te interese un colchón blando, ya que la mayoría de escalas de firmeza de colchón se basan en las necesidades y preferencias de una persona de peso medio.
Si tienes bastante peso, el abrazo necesita convertirse en apoyo de compresión profunda, consistente y acorde a tu peso para mantenerte cómodo.

¿Qué firmeza de colchón es la tuya?

En una escala de firmeza de 1 a 10 (siendo 10 lo más firme):

  • 1 o 2 sobre 10, demasiado blando– demasiado blando con un hundimiento exagerado. Estos colchones son incapaces de proporcionar apoyo. No es muy habitual encontrarlos y tampoco los recomendamos.
  • 3 sobre 10, muy blando– Presentan alto grado de hundimiento (entre 5 y 7 centímetros). Suelen ser espumas con mucho abrazo y confort sensación tipo nube; o colchones viscoelásticos al uso. No aptos para la mayoría de personas que duermen boca arriba o boca abajo, aunque buenos para las personas que duermen de lado.
  • 4 sobre 10, blando– Dan una sensación más equilibrada. Están en la frontera entre los colchones blandos y medios.
  • 5 sobre 10, medio-blando – ligeramente blandos, pero con una firmeza equilibrada. Se sitúan en la frontera de colchones blandos y medios.
  • 6 sobre 10, medio – Sensación de firmeza media. Los colchones con esta firmeza son los preferidos por la mayoría de consumidores. Estos colchones proporcionan sensaciones equilibradas con un nivel de hundimiento moderado, abrazo, contorno y gran apoyo. Son los que proporcionan el llamado confort universal.
  • 7 sobre 10, ligeramente firmes – suelen proporcionar menos abrazo y hundimiento que los de nivel 6. Están diseñados para ofrecer una sensación de firmeza media y mantener al durmiente en la superficie cuidando de no desviar la columna.
  • 8 sobre 10, firme Proporcionan muy poco abrazo y mucha resistencia. Son apropiados para personas que duermen boca arriba o boca abajo.
  • 9 sobre 10, muy firme – Ofrecen mucha resistencia al cuerpo.
  • 10 sobre 10, ultra firmes – No se suele dar este tipo de firmeza. Es similar a dormir al “estilo japonés”.

En resumen

  1. Analiza cuál es tu postura al dormir. Este es, quizás, el factor más importante para saber tu nivel de firmeza ideal. Si duermes de lado normalmente te vendrá bien una firmeza de entre 3-6. Si duermes boca abajo entre 5-7. Si duermes boca arriba entre 4-8. Si no paras y cambias de postura constantemente, busca un colchón con una firmeza equilibrada que se ajuste a todas tus posturas en la medida de lo posible.
  2. Ten en cuenta tu peso y la forma de tu cuerpo (y de tu pareja).  Las personas de mucho peso se hunden demasiado en los colchones blandos. Necesitarán un colchón grueso capaz de soportar tu peso de manera consistente. Si por lo contrario eres una persona delgada, estarás más en contacto con las capas superiores del colchón y menos con el núcleo y la base. Busca colchones donde las capas superiores se adapten a tus necesidades.
  3. La firmeza no es apoyo. No lo olvides. Puedes encontrar colchones con un gran apoyo, que sean blandos y proporcionen las sensaciones y el alivio a los puntos de presión que estabas buscando.
  4. Ante la duda, el nivel de firmeza más común. El nivel de firmeza 6 es el preferido por la mayoría de consumidores. Son colchones de firmeza media.

Si aún no te has decidido, te aconsejamos que visites la web de MundoColchón y donde te aconsejamos y ayudamos a encontrar el colchón que más se adapte a ti, para que sepas cómo elegir tu colchón y no morir en el intento.

    MI CARRITO
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda